TAROT TU CAMINO PRESENCIAL

Tarotisa con vocación de ayuda, señora mayor trabajando con el tarot desde mi juventud, seriedad absoluta. Solo presencial, en Barcelona, Horas concertadas.

Adelina Doval
Tarot Presencial
Despacho Privado previa reserva de hora

Estoy en Barcelona, Nou Barris
A la salida del METRO de la Línea Verde
Cerca de la Vall d´Hebrón

Si llamas y no respondo porque estoy con visita
por favor manda Wp al 625 811 292
Te responderé lo antes posible
dándote toda la información necesaria
GRACIAS

CONTENIDO DE ESTA PÁGINA
Descripción de la carta del Anciano
desde una perspectiva espiritual

LECTURAS DE PSICO ANTROPOLOGÍA
DEL TAROT

TAROT COMO CAMINO
LA CARTA DEL ANCIANO

SIMBOLISMO

El hombre de la carta camina pero no parece importarte saber a dónde se dirige. Camina con los pies sobre la tierra, pero se muestra desinteresado respecto del espacio geográfico por el que se traslada. No hay horizontes que conquistar. Es un andar distraído a la vez que estático; aunque camine siempre está situado en el presente observando el paisaje, un paisaje interior que alumbra con su lámpara.

En su soledad buscada, el Anciano reserva sus energías. Parece decirnos que si se encuentra bien por dentro, si su interior está lleno de paz, nada de lo que ocurra fuera le afectará. Se ha vaciado a si mismo de significados aprendidos en otras épocas, y ahora emprende un camino hacia la morada interior.

Corresponde al número nueve; número que representa el período de gestación humana. Cumplido su crecimiento en “aislamiento”, nace, Pero a la vez el nueve habla de un final de etapa. El siguiente número es el 10, que equivale a los dígitos 1+0=1, volver al ciclo de la Rueda de la vida.

Presenta a su vez la etapa de vida previa a la muerte; Las reflexiones reveladoras que pueden invadir al personaje de la carta del Anciano, ante la conciencia de la mortalidad cercana, ¿sus prioridades están cambiando?

Resulta curioso que este número sea en los humanos el tiempo que tardamos en nacer, a la vez que remita a la una figura de un anciano que está en el estadio previo a la muerte. Resulta curioso también que el nueve multiplicado por cualquier dígito, su suma final, de siempre el nueve. Muchos eran los que consideraban a este número como mágico.

La hora novena era una hora de silencio y recogimiento. En la Edad Medía se decía que Jesucristo murió en la novena hora. Los Romanos celebraban ritos de purificación a los nueve días de haber nacido un varón. Enterraban a los muertos al noveno día de haber fallecido. Y cada nueve años celebraban una fiesta en honor del muerto. Esa fiesta a la que llamaban novenalia es la que dio lugar más tarde a las llamadas novenas actuales.

Todos los Ancianos y Ermitaños son personajes que se fugan del mundo. Son los sabios que se apartan del tumulto porque en el exterior se han agotado las oportunidades. No suelen poseer nada porque a veces las posesiones son un lastre que coartan la libertad, y perderlas puede incluso resultar un alivio. El desgaste y el tiempo que consumimos por seguir manteniendo ciertas posesiones son un ejemplo de ello. Para estos Sabios Ancianos, Ermitaños, peregrinos y Monjes “poseer” significa llevar una “carga” encima.

La sociedad aprende de ellos pero no como aprendíamos con el Papa. De los “Ancianos Ermitaños” aprendemos de forma indirecta. Ellos no dan sermones, se ofrecen así mismos como ejemplo, viendo sus conductas, aprendemos. Recordemos que el Anciano, camina, no está sentado impartiendo sus enseñanzas como hacía El Papa, el Ermitaño no tiene trono, sus enseñanzas carecen de valor de estatus. Sin embargo, de su manera de relacionarse con la vida se desprenden conocimientos que nos movilizan por dentro hasta hacernos dudar de nuestras propias creencias. Ese hombre camina con una verdad a cuestas que va transmitiendo con su sola presencia.

Otros Ancianos Ermitaños vienen representados por personajes como Diógenes del 412 a.C. Y ya entre los Siglos III y IV, Jerónimo de Estridón, Pablo el egipcio, San Palemón, Macario el Viejo.

Diógenes de Sínope no se convirtió en Ermitaño voluntariamente. Lo llegó a ser tras su exilio. Trasladado a Atenas empezó a vivir como un vagabundo, llegando a convertir la pobreza extrema en una virtud. Desarrolló las ideas de la autosuficiencia, la vida natural y el desprecio por los lujos de la sociedad de su época a los que consideraba falsos bienes: «El sabio debe tender a liberarse de sus deseos y reducir al mínimo sus necesidades«. Profesaba un desprecio tan grande por la humanidad, que en una ocasión apareció en pleno día por las calles de Atenas, con una lámpara en la mano diciendo: “Busco un hombre honesto”, e iba apartando a los hombres que se cruzaban en su camino diciendo que solo tropezaba con escombros.

SIMBOLISMOS PSICO ANTROPÓLOGICOS

♦ LA MULTITUD SOLITARIA El Eremita es viejo y parece cansado, pero se hace sólido en el arte de la soledad. Sociólogos y Psicólogos explican el fenómeno de esta sociedad aparentemente en constante comunicación, pero que son sólo soledades pétreas saliendo del aislamiento de forma artificial y momentánea.

Con la armadura puesta de la “conformidad social” nos acercarnos los unos a los otros para después volver a sumirnos en el centro mismo del vacío y en el confinamiento de nuestras casas.

No siempre nuestro habitar deja huellas . La multitud transitando por las calles y entre las nuevas tecnologías forman una coreografía de personas experimentando la paradoja de pertenecer tanto al anonimato como al grupo social. Es el arte de estar siempre en contacto empleando palabras anodinas que rellenan espacios huecos. Buscamos el “yo” en las terapias de grupo buscando que haya un otro que nos “reconozca”, No es una búsqueda del «yo» honesta. La experiencia del conocimiento interior es una experiencia intensamente personal y muchas veces, solitaria. Crecer y conocerse es siempre un acto privado.

♦ EL ANCIANO Y EL PSICOANÁLISIS Muchas veces nuestra vida es un país extraño . De nuestra vida interior, de todo aquello que desconocemos de nosotros mismos, depende el cómo vivimos en el exterior. Ciertas parcelas de personalidad, silenciosas negadas y desconocidas, laten, existen calladas depositadas en nuestro submundo, pero aún sin voz audible, actúan como motor de ciertas acciones incontroladas e irrefrenables. Del conocer o no conocer ese interior nuestro depende que la aventura de del vivir consciente sea un paseo placentero o un tránsito insidioso. Podríamos decir que existe un “yo” incontrolable porque está supeditado al sistema nervioso autónomo sobre que no tenemos control y un “yo” -neocortex- que se dedica a interpretar el mundo según sus propias capacidades, y en medio de eso, “YO” , dónde estoy?. ¿Soy yo una fantasía de mi mente?

♦ EL ANCIANO Y LA PSICOSOMÁTICA (Emociones que afectan a la salud). Durante la infancia se dan más las enfermedades de tipo agudas que aparecen y desaparecen; después, durante la vejez, las patologías son consecuencias de enfermedades que se han ido acumulando cronificando a lo largo de la vida.

Cuando el Eremita era joven tenía algunas dolencias fruto de su genética y de sus hábitos de vida. Convertido ya en Anciano, lo vemos con un andar quejumbroso y cansado. Parece arrastrar sus pies, existe en él una falta de vitalidad y de energía. Este hecho relaciona la carta nueve con el tema de la salud. Todo el pasado del Anciano está ahora sobre si mismo, lo lleva a cuestas.

El pasado siempre deja residuos que se van acumulando hasta que en la vejez llegan a ser una carga. Saber eso nos responsabiliza en el presente a cerca de cómo vivir hoy para que mañana el peso sea más leve. La medicina por tanto, es sobre todo, medicina preventiva. En China se pagaba a los médicos cuando éstos aconsejaban a las personas sanas, pero cuando enfermaban no cobraban. Trabajaban en prevención. Esa prevención consistía en equilibrar la alimentación, las rutinas y los estados emocionales. Hoy en día la relación entre emociones y salud lo trata la medicina psicosomática. 

La Psicosomática es una parte de la Psicología que define y estudia las relaciones que existen entre el estilo emocional con la aparición de ciertas dolencias físicas.

Por ejemplo sabemos que la rabia aumenta los latidos cardíacos 8 latidos por minuto y aumenta la temperatura 1 grado. La repugnancia hace descender los latidos hasta -3 pulsaciones y descender también la temperatura corporal -0.13 grados. La hiper-reactivación del organismo por emociones llega a alterar las cantidades de colesterol.

♦ BUSCANDO EL CONOCIMIENTO INTERIOR El Anciano enfacita la experiencia del conocimiento desde el yo interno. Tenemos la creencia de que para conocer bien las cosas hay que ponerse delante de ellas, buscar la proximidad de lo que queremos conocer, tocarlo con las manos, verlo de cerca y palparlo. Pero lo cierto es que para descubrir sus significados y su naturaleza hay que distanciarse de ellas y observarlas desde la distancia espacial y temporal. Para conocerlas bien hay que pasar necesariamente por pactos de distancia y de silencio. Del mismo modo para acceder a esa parte del si-mismo que buscamos es preciso distanciarse de las opiniones ajenas, ser impermeable a las influencias del entorno, alejarse de la multitud que habla, y dejar libre la voz que susurra dentro de uno mismo.

♦ LA SOLEDAD DEL ANCIANO No hay que relacionar soledad con ser antisocial. Se trata de tomar una distancia del mundo temporal del que al regresar, volvemos a escena con la energía renovada. El Anciano se retira entregándose por propia voluntad a la soledad. Como compensación ese aislamiento aporta el beneficio de un incremento de la imaginación: Sumido en el silencio si hay alguien dentro de mi, cuando hable, lo escucharé.

♦ LOS ESTOICOS Y EL ANCIANO Las características por las que se hacen famosos los Estoicos es por su naturaleza fuerte y serena frente a la desgracia. En la Rueda Zodiacal natural, Capricornio está situado en la casa 10, la del Destino. El regente planetario de Capricornio es Saturno. De ahí que Saturno y Karma sean conceptos que vayan unidos.

La Ley del Karma se entiende aquí, no como ciclos de reencarnación, sino como el precio que pagamos por aprender, la cuota que debemos entregar en dolor, por llegar a ser quiénes debemos ser.

Los Estoicos, cuyo fundador fue Zenón de Citio, defienden entre otras la idea del esfuerzo. Los estoicos contribuyeron en el campo de la terminología gramatical y a la lógica Aristotélica. Pero fue sobre todo en el terreno de la moral donde esta escuela caló hondo y sus puntos de vista fueron gravitando durante toda la época romana hasta que fue ampliada por Séneca, Epicteto y Marco Aurelio.

El ideal ético de los estoicos se basa en el esfuerzo por conseguir la virtud. Y vivir de acuerdo con la virtud, según el estoicismo, significa aprender a resignarse frente al destino, y alcanzar la “apatía” . A ésta la definen como la capacidad de mantener el ánimo imperturbable a pesar de las desdichas.

Con la apatía estoica (El Desapego) se logra la distancia emocional de los acontecimientos, de modo que el exterior no tenga el poder de cambiar nuestro estado de ánimo. La tranquilidad y la paz interior de los Estoicos viene dada por ese concepto: hacerse inmune a las variaciones de los imprevistos y de la fortuna. La relación de los estoicos con las escuelas orientales es clara. También lo es con el arquetipo astral Saturniano. La única manera de sobreponerse a los ataques de Saturno es manteniendo una actitud estoica. Este planeta cuando está muy marcado en una carta astral no da demasiadas respuestas y la persona se ve impelida a encontrar por experiencia propia el sentido de la vida sin ayuda de dogmas, religiones, ni de guías, etc, Tiene que ser él su propio sacerdote y su propio salvador.

La carta del Ermitaño lleva consigo todos estos valores: la de los estoicos -renuncia a los valores mundanos- y la de los saturnianos- buscar solo dentro de uno mismo a través de las experiencias personales. Viendo la carta nos damos cuenta que el Anciano tiene un caminar paciente que rezuma paciencia, y la única luz que le ilumina en el camino es la que lleva él en su mano.

Tanto al ermitaño como al famoso Mago Merlín se les atribuye la posesión del tiempo. Démonos tiempo, y la vida nos lo dirá todo. “El tiempo” así como las dificultades, el Karma y los aprendizajes con dolor son las características básicas del Arquetipo del Planeta Saturno. Saturno es como el Ermitaño y como Merlín, dueño del Tiempo. El tiempo es el medio por dónde la vida se explica y nos habla. Con la carta del Ermitaño, el tiempo es lo único que trabaja a su favor.

EL ANCIANO
AUTOAYUDA Y REFLEXIÓN

EL Ermitaño tiene dos tareas:

♦ La primera es enfrentarse a la realidad de que está al final de una etapa ya gastada, y la necesidad de actualizar y comprender todos los conocimientos adquiridos a través de la experiencia, ver si esos conocimientos son útiles, o son una carga de la que debe liberarse.

♦ La segunda tarea es, que sabedor de que está al final de un ciclo, ha de reflexionar a cerca de cómo desarrollar un nuevo estilo de vida y establecer nuevas rutinas con las que dotarse para ese nuevo nacimiento.

A ESTE RESPECTO PODEMOS REFLEXIONAR:

1-De todo lo que hacemos a lo largo del día qué es lo que más pesado se nos hace? ¿Hasta qué punto lo podemos cambiar?. Mantener actividades frustrantes cada día acaba por instalar en nosotros una autoimagen devaluada. Nos definimos en función de lo que hacemos y de cómo vivimos.

Una parte de nuestra percepción de cómo somos nos viene dada a partir del cómo usamos nuestro tiempo. Lo que hacemos con nuestro tiempo es lo que nos define.

Por otro lado, si necesitamos cambiar y no lo hacemos, nuestra propia autoimagen se deteriora. Nos puede ser útil pensar en la posibilidad de cambiar las rutinas de cada día. Al cambiar aspectos de nuestro entorno y algunos de nuestros hábitos, en ocasiones nos hace vernos a nosotros mismos como renovados. Introducir elementos nuevos en la dinámica diaria de nuestras vidas, atreviéndonos a saltar sobre nuestras costumbres nos dará una imagen nuestra de más valor y competencia

2-¿Tengo que cambiar algo?

Solo cambiar aquello que cambiándolo me favorezca a mí. Pero jamás he de cambiar algo por gustar a los otros.

Esto es como la moda. Que muchas veces compramos cosas que no nos gustan, para gustar a gente que tampoco nos gusta.

Hacer una lista de las conductas que nos gustaría eliminar y cuáles incorporar a nuestras vidas

Ventajas de cambiar o no cambiar. Si no cambio nada ahora, dentro de 5 años ¿Cómo estaré?
Para cambiar qué necesitas? ¿He de aprender algún recurso nuevo y el aprenderlo me asusta o creo que no tengo cualidades para hacerlo?
A quién afectaría el cambio? En ocasiones no cambiamos por miedo al qué dirán los demás

3- RETIRARSE

Hay momentos para avanzar y momentos para retirarse. Cuando el cielo está despejado los pájaros se dedican a volar; pero cuando empiezan a aparecer nubes empiezan a buscar refugio.

Los animales heridos se esconden. Dejan la vida activa y se recluyen en cuevas hasta que se curan. No se les ocurre seguir activos con las heridas abiertas. Primero se retiran, recobran fuerzas, se curan, y una vez fortalecidos recuperan de nuevo su vida. Enfermos, no se les ocurre pelear por un bocado de alimento, saben que perderían. Saben esperar a estar de nuevo sanos antes de volver a la selva a competir con otros animales.

La retirada forma parte de la vida. Y saber hacerlo es casi un arte. Creemos que al hacerlo nos humillamos cuando en realidad es un gesto de inteligencia.

Estando “heridos” sin seguimos actuando acabaremos en un pozo. Es más sabio renunciar por unos momentos a la lucha, renunciar a compromisos emocionales, retirarnos a terrenos ocultos y sólidos mientras nos renovamos en silencio, en paz.

GALERÍA PSICOLÓGICA
DE LAS CARTAS DEL TAROT